Por Luis Rossi

Como adelantaba ayer elpascalles.es (LEER NOTICIA), varios autores planteaban la posibilidad de solicitar la baja de la condición de cabezas de serie, al entender que no existe privilegio alguno. Algo que, según fuentes cercanas, sí se ha llevado a la práctica en el día de hoy por al menos una agrupación, como es la comparsa de Borja Romero Las guerrilleras.


No obstante, tras revisar la información publicada, en el artículo 9.2 de las Bases del COAC no se especifica la prohibición de rehusar del privilegio. Este tema ha sido meditado durante las últimas horas por las agrupaciones hasta el punto que están pensando en presentar formalmente la renuncia en las oficinas del Patronato.

Ahora será el propio Patronato quien curse las diferentes peticiones, mientras se busca, por otro lado, una posible solución al conflicto. Quizás pueda ser una de las alternativas la propuesta que apuntaba varios autores en cuanto a actuar las cabezas de serie en los últimos días de Preliminares, algo que fue propuesto en el Patronato. De esta forma, el privilegio sería la de acortar de alguna forma el tiempo de espera entre que debutan y vuelven a cantar.

Sobre las ventajas y los inconvenientes de ser cabeza de serie, opinan varios directores y autores como Enrique García Rosado, como un “desagravio” para las cabezas de serie, puesto que “ya no tienen privilegio alguno sobre las que pasan a Cuartos”.

Manolín Santander, uno de los directores de la comparsa de Juan Carlos Aragón, deja claro a elpasacalles.es que con el Concurso tan extenso, a un grupo “le puede tocar el primer día en enero y luego hasta el 18 de febrero no volver”, cuestionándose sobre “qué ventaja tiene haber quedado semifinalista”.

El director de ‘Los Luceros’, Ángel Subiela, también mantiene la opinión de lo “perjudicial” que resulta unas Preliminares tan extensas. “La primera vez que escuchen la comparsa, no tendrá nada que ver con la segunda, porque puede haber casi un mes entre una y otra actuación”, comenta el veterano director.

También el autor de chirigotas, José Antonio Vera Luque, sostiene que con las sesiones de seis grupos no perjudica, pero sí si el número es mayor. Como alternativa plantea que los cabezas de serie se considere en parte con lo conseguido el año anterior, pero también “teniendo en cuenta el histórico de cada autor”.

Por su parte, el autor Fran Quintana entiende que “desde el punto de vista carnavalesco y del espectáculo es beneficioso esperar el plato fuerte al final”, aunque entiende que se pierde el sentido por la cantidad de funciones. Coincidiendo en este asunto también con Vera Luque. Incluso pide su desaparición “si al final se llena el teatro”, algo que coincide con Manolín Santander.